sábado, 4 de enero de 2014

PESCA A LA INGLESA EN UNA GRAVERA:

El pescador Bogdan me invito a pasar una jornada de pesca en una antigua gravera que él conoce bien y donde me comento habitan carpas y carpines de buen tamaño.

Tras estacionar los coches y coger nuestros equipo de pesca, nos dispusimos a realizar el trayecto a pie hasta la laguna que un día fue una gravera de áridos, este tipo de lagos se forman cuando las maquinas excavadoras empiezan a sacar áridos y poco a poco van profundizando en el terreno hasta llegar al nivel freático, es entonces cuando el agua del acuífero empieza a inundar todo el socavón realizado por las maquinas excavadoras.

La laguna con el paso del tiempo ha ido asilvestrandose por lo que es un escenario idílico, una vez elegidos los puestos Bogdan y yo no dispusimos a montar los equipos, en su caso se decanto por pescar a enchufable con su flamante equipo Tubertini y yo decidí pescar a inglesa con una caña de 4,20 metros de acción media y un carrete provisto con doble manivela.

El montaje que realice para pescar a inglesa fue muy sencillo, consta de un flotador de la marca Trabucco con base plomeada y de un gramaje de 7+3, esto quiere decir que el flotador viene con 7 gramos de lastre en su base y que podemos poner hasta 3 gramos de plomos a lo largo de la línea.

Al ser un escenario con mucha profundidad, opte por un montaje deslizante, al flotador le añadí un conector que facilita la tarea de cambiar de flotador si fuera necesario sin tener que desmontar toda la línea y además es un elemento muy aconsejable de incluir en el montaje debido a que facilita la rápida circulación de la línea hasta la pequeña perlina o manguito de silicona que realiza la función de amortiguador entre el conector y el nudo tope.

A continuación coloque los plomos de la siguiente manera: el 70% del lastre junto a la base del flotador y el restante 30% de la plomada distribuida equidistante a lo largo de la línea principal.

Para unir el bajo de línea de 0,16 mm con la línea principal de 0,20 mm instale un emerillón de pequeño tamaño y un bajo de línea de 40 cm con un anzuelo del número 16.

El cebo empleado durante toda la jornada fue el maíz tanto para insertarlo en el anzuelo como para cebar el pesquil.

Es muy aconsejable acercarse al puesto y montar el equipo realizando en menor ruido posible para no inquietar a los peces, otro factor a tener en cuenta es que antes de montar la línea es recomendable sondear el escenario y obtener la profundidad correcta, para ello utilizaremos una sonda de un tamaño adecuado ni muy grande ni muy pequeña, en mi caso suelo utilizar una sonda de 8-10 grs.

Una vez instalados tanto Bogdan como yo, nos dispusimos a empezar a pescar, muchos pescadores se ven tentados a pescar a distancias muy lejanas de la orilla, en cambio yo recomiendo empezar a pescar a distancias entre los 15 o 20 metros y ver que como responden los peces al cebado, con esta estrategia podremos cebar con más precisión a esa distancia que a distancias mayores, por otro lado siempre hay tiempo para pescar más lejos pero si empezamos a pescar lejos ya no será posible pescar a distancias más cercanas a la orilla.

A los pocos minutos obtuve la primera clava, la sensación de ver como se hunde la punta de la veleta en un escenario nuevo es magnífica, la carpa clavada hizo trabajar duro a la acción de la caña y al freno del carrete que no dejaba de sonar durante toda la lucha, cuando pescamos un pez de cierto tamaño o de cierta fortaleza debemos tener paciencia de trabajar el pez y cansarle, durante esos momentos debemos disfrutar sin olvidar el respeto por el pez, por ello debemos utilizar la acción de la caña y el freno del carrete de forma adecuada y frenar progresivamente las carreras del pez, sin realizar movimientos bruscos ni frenando en seco sus arrancadas de lo contrario causaremos un daño innecesario al pez y perderemos muchas capturas.

La primera carpa que capture a penas cabía en la sacadora, al tener una longitud considerable, lo que denota que las carpas de esta laguna son atléticas y deben buscar su propio alimento por ello son esbeltas y fuertes, en los escenarios donde se ceba regularmente a los peces, estos adquieren otra morfología, al tener alimento de forma cómoda los peces engordan y no suelen ser tan batalladores como los peces que no tienen aportes alimenticios suplementarios a su dieta natural.

Tras la satisfacción de la primera carpa y realizar las correspondientes fotos, proseguí con la pesca, la cual fue muy fructífera capturando carpas de un buen tamaño, durante toda la mañana.

En cambio mi compañero Bogdan que pescaba con enchufable no obtuvo ninguna picada, por lo que decidió cambiar a otro puesto más adecuado para pescar con enchufable.

Según avanzaba la jornada, sobre el mediodía las picadas fueron disminuyendo, para activar el pesquil aumente la frecuencia en el cebado y pronto acudieron nuevos peces al pesquil, aunque el tamaño de las carpas fue disminuyendo, me quede muy sorprendido de la fortaleza y lucha que ofrecían las carpas de menor tamaño que estaba pescando.




Con el cambio de puesto mi compañero empezó a obtener las primeras picadas y sacando sus primeras carpas de buen tamaño.

Según comenzó la tarde capture mi mayor carpín hasta la fecha, un ejemplar precioso con unas tonalidades plateadas espectaculares, todos los peces capturados presentaban muy buen aspecto, las carpas con unas tonalidades doradas y anaranjadas muy vistosas, por lo que todo buen pescador disfruta de estos peces tanto pescándolos como devolviéndolos a su medio en perfectas condiciones.

La actividad durante la sesión de pesca fue mucha más fructífera por la mañana que por la tarde, eso si las luces del atardecer fueron espectaculares al igual que la llegada de la avifauna buscando un buen lugar para pasar la noche, hacen de esta laguna un escenario a conservar y respetar por tod@s.

La jornada iba transcurriendo y aguantamos hasta las últimas horas de luz del día para recoger nuestros equipos y todos los residuos generados que depositamos en el contenedor correspondiente, sin duda una jornada de pesca muy agradable descubriendo un escenario nuevo donde los peces nos hicieron disfrutar al máximo.

A modo de reflexión, este tipo de lagos sería el adecuado para gestionarlo como una pesquería de tipo ingles donde el pescador pueda ir a pescar tranquilamente y disfrutar de peces sanos y fuertes, tan solo habría que adaptar los puestos, mejorar los caminos y realizar una gestión integral del espacio natural donde la práctica de la pesca estuviera en consonancia con la naturaleza, es sin duda un proyecto que me encantaría llevar a cabo y que considero el futuro de la pesca sostenible deportiva, cada vez es más difícil encontrar escenarios para poder pescar tranquilamente debido a la contaminación y a la introducción de especies que monopolizan los ecosistemas, en Europa las pesquerías o carpodromos son cada vez más populares y en España tardaremos en ver estos escenarios pero es el futuro de la pesca de ciprinidos donde incluso celebrar importantes competiciones.

Agradezco a Bogdan que me invitara a pasar una jornada de pesca única y como siempre a tod@s los pescadores os recuerdo la importancia de concienciarse de practicar la pesca sin muerte, sin nuestros amigos los peces nuestro deporte no tiene sentido, respeta la naturaleza es un bien de tod@s.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

HOLA DANI,ESA CHARCA TIENE PINTA DE SER DE LAS QUE HAY EN ARGANDA,Y SI,HAY BUENOS PECES HAY,LO UNICO MALO QUE COMO TE DESCUIDES TE LIMPIAN EL COCHE,MUCHO CUIDADO DONDE LO DEJAS.uN SALUDO CAMPEON.

DANIEL-PESCAINGLESA dijo...

Gracias por comentar en el blog y respecto al tema que tratas, me han dicho que hay varios escenarios en Madrid donde hay que tener cuidado con el coche, es un pena que la gente realice estas actividades delictivas, con algo de vigilancia se solventaría estas fechorías.