martes, 8 de noviembre de 2011

PESCA A LA INGLESA EN EL PARQUE JUAN CARLOS I: 31/10/2011

Aprovechando el cálido otoño que estamos pasando este año, me decido a realizar una jornada de pesca en el lago del parque Juan Carlos I, un escenario al que acudo con frecuencia por estar cerca y realmente porque me gustan los escenarios urbanos, desde aquí animo a las administraciones que consideren la pesca como un deporte a fomentar y que en Madrid hay varios parques que dispones de lagos propicios para la pesca, por lo tanto la infraestructura ya está realizado solo falta que permitan la pesca, en Europa se permite la pesca en muchos parques públicos con lagos o canales, por lo que la opción es más que viable.
Después de esta pequeña reivindicación, nos centraremos en la jornada de pesca a la inglesa que realice el 31/10/2011, al llegar al escenario pude comprobar que el sitio donde normalmente solía ponerme estaba ocupado, con lo cual tuve que buscar un lugar para instalar el puesto, afortunadamente es un lago grande y hay sitio de sobra para poder elegir.
Una vez elegido el sitio, me dispongo a montar mi caña de inglesa en esta ocasión elegí una caña de acción de punta de 2-14 gramos y 4,20 metros, equipada con un carrete de doble manivela con un ratio de 5,9:1, este equipo me permite lanzar a la distancia necesaria con la máxima precisión y poder recoger la línea con la rapidez que necesito.
El montaje que emplee en este escenario es muy sencillo, en esta ocasión utilice un flotador con cuerpo ovalado y plomeado un 11+2 gramos, la ubicación de los plomos es la siguiente: en la línea instale un conector para facilitar la tarea de cambiar de flotador si fuera necesario y dos trozos de silicona a cada lado del conector, posteriormente instale un pequeño plomo en la parte superior de la línea, en la parte inferior instale prácticamente casi todo el lastre que soporta el flotador juntando 2 plomos AAA, probé en el agua si el flotador aguantaba algo más de lastre para calcular cuántos plomos más me admitía el flotador e instale 4 plomos del número 6 con una separación entre ellos de unos 40 centímetros, posteriormente un pequeño emerillón y finalmente el bajo de línea con un anzuelo del número 16 sin muerte, es importante cargar el flotador hasta que solo asome una pequeña parte de la antena sobre la superficie del agua de esta manera el flotador nos indicara de forma más rápida la más mínima picada.
Para saber la profundidad del escenario una vez montada la línea se instala en el anzuelo una sonda las hay de varios tipos, yo suelo usar la de pinza y de un peso considerable para que me marque bien la profundidad o el tipo de fondo que tiene el escenario donde estemos pescando, el mecanismo es muy simple lanzamos con cuidado y vemos si el flotador se hunde por completo sabemos que debemos subir más el flotador hacia arriba de la línea y dejar más longitud de línea entre el flotador y el anzuelo, si el flotador sobresale en exceso de la superficie del agua sabemos que la línea reposa en el fondo y que debemos bajar el flotador y dejar menos longitud de línea entre el flotador y el anzuelo, esta operación la realizaremos las veces que sean necesarias ya que es suma importancia estudiar el fondo del escenario.
Una vez montada la línea y determinada la profundidad a la que deseo pescar, procedo a poner dos granos de maíz en el anzuelo y realizo el primer lance, es importante coger un elemento de referencia en la orilla de enfrente para dirigir los sucesivos lances al mismo punto y mediante un lápiz marcador poner una marca en la línea para determinar la distancia a la que estamos pescando y poder realizar todos los lances a la misma distancia.
Tras dejar transcurrir un periodo de tiempo donde coloco todos los recipientes con los diferentes cebos y engodos, la sacador, la cámara, etc.… detecto la primera picada, un luchadora carpa común (Ciprinus carpio) de un tamaño medio, tras esta picada la actividad decae por lo que emprendo la tarea de cebar utilizando pellets de 4 mm de la marca Sensas, cañamón, maíz de color naranja y maíz natural.
La tarea de cebar es de suma importancia y es bueno ir probando engodos tanto comerciales como caseros para ir perfeccionando la técnica y también porque lo que te da resultado un día puede que no te lo de al día siguiente en el mismo escenario, por lo que experimentar y llevar varios cebos y engodos es muy importante.
Para cebar utilizo un tirador que facilita lanzar el engodo al punto donde tenemos el flotador, es recomendable siempre lanzar y cebar en el mismo punto para concentrar a los peces en un pequeño espacio físico donde se alimentan con el engodo que iremos lanzando y con el cebo que tenemos insertado en el anzuelo.
La periodicidad del cebado dependerá de la actividad de los peces, por lo que en el momento que notemos que las picadas desaparecen por completo es el momento de activar la zona de pesca cebando hasta que notemos de nuevo algún movimiento en la antena del flotador.
Un elemento importante en la jornada de pesca, es la sacadora que facilita la recuperación de la pieza minimizando los daños que se le puedan producir al pez, de esta forma podemos manejar más rápidamente nuestras capturas y a la vez podremos liberar al pez con más suavidad para que retome su medio acuático con mayor seguridad y facilitando la recuperación del pez tras la lucha que nos ha ofrecido.
Un correcto uso de la sacadora consiste en llevar al pez a la sacadora no llevar la sacadora al pez, ya que de lo contrario podremos ocasionar algún daño al pez o perder el pez en el momento que estamos desplazando la sacadora siguiendo los movimientos que hace el pez para liberarse del anzuelo.
A lo largo de la jornada de pesca logre capturar varias carpas de espejos o roya. (Cyprinus specualaris), que por su dimensiones y fortaleza pusieron a prueba el equipo, gracias a la acción de la caña, el freno del carrete y la elasticidad de línea y del bajo de línea conseguí sacar 4 hermosas carpas, sin olvidar la resistencia del anzuelo sin muerte, por lo queda reflejado que con equipos ligeros se puede sacar ejemplares de un peso considerable, si se sabe sacar el máximo partido al equipo, en las fotos se puede apreciar cómo se debe emplear la empuñadura de la caña a la hora de afrontar la lucha con una pieza o como trabaja la acción de punta de la caña en la lucha con el pez.

Tras 5 horas de pesca el objetivo estaba cumplido, pasar una agradable jornada de pesca, en un bonito escenario urbano y consiguiendo unas preciosas capturas de ciprinidos donde la cantidad no fue elevada pero si la calidad de las capturas que me ofrecieron unas bonitas sensaciones, ya que no hay nada como ver como se hunde la antena del flotador e iniciar una lucha con la pieza clavada.

Por lo que os animo a que probéis la pesca inglesa en este escenario, donde se permite la pesca SIN MUERTE, usando anzuelos sin muerte y donde solo se necesita la licencia de la Comunidad de Madrid. 

En el siguiente vídeo podrán ver las fotografías de la jornada de pesca a la inglesa en el parque Juan Carlos I:



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado amigo
El primer pez que muestras no es un carpín si no una carpa común o CIPRINUS CARPIO.
Las fotos que muestras despues son de carpas de espejo o tambien conocida como carpa royal y su nombre científico es CIPRINUS SPECUALARIS.

DANIEL dijo...

Muchas gracias por el comentario ya lo he corregido, de hecho tenia dudas ya que era una carpa muy compacta de ahi la confusión, pero me alegra saberlo, me podria recomendar alguna buena guia de peces, un saludo.